Cómo dejar de fumar en 6 pasos

Si te preguntas ¿Cómo dejar de fumar? en esta nota te compartimos seis consejos que te ayudarán a dejar el hábito de fumar.

Cómo dejar de fumar

El MD Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas, un hospital para la atención contra el cáncer con reconocimiento en todo el mundo, desea ayudar a los mexicanos a decir “no” al cigarro, al compartir seis sencillos pasos para dejar de fumar. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades señalan que el humo de segunda mano contiene una mayor cantidad de los químicos que causan cáncer que el humo inhalado por los fumadores. Como resultado, aproximadamente 2,000 fumadores pasivos fallecen cada año en México debido a complicaciones relacionadas con la inhalación del humo de tabaco.

Cómo dejar de fumar

Los siguientes consejos le ayudarán a dejar el hábito de fumar; sin embargo, tenga en cuenta que ningún plan para dejar de fumar funciona igual para todos, por lo que necesitará adaptar estas estrategias a su personalidad como fumador.

1. Fija una fecha.

Generalmente es una buena idea escoger una fecha para dejar de fumar, en especial si se trata de un periodo de gran motivación y menos estrés o distracciones“, señala el Dr. Paul M. Cinciripini, director del Programa de Tratamiento del Tabaquismo del MD Anderson y profesor de Ciencias Conductuales.

Dejar de fumar puede requerir algunos cambios o ajustes en su rutina diaria y más extensos para su estilo de vida“, comenta. “Piense en cómo puede organizar su vida a fin de darse la mejor oportunidad posible para tener éxito antes de tratar de dejarlo y luego hágalo“.

2. Busca ayuda.

Pocas personas dejan de fumar en su primer intento. Para aumentar sus posibilidades de éxito, es fundamental que obtengas todo el apoyo posible. “Utilizar medicamentos y recibir ayuda de un terapeuta conductual o psicólogo aumentará sus posibilidades“, señala el Dr. Vance Rabius, instructor de Ciencias Conductuales y antiguo científico sénior de la Sociedad Estadounidense del Cáncer (Quitline).

Algunas conductas útiles pueden incluir el uso de un producto de reemplazo de nicotina, como un parche, goma de mascar o aerosol nasal, y limpiar su auto y su hogar para que no pienses constantemente en fumar.

3. Cambia tus hábitos.

Antes de dejar de fumar, identifica los estados de ánimo o las situaciones que te llevan a fumar. Después, elimina de tu entorno esos detonantes que le provocan fumar y reemplázalos con actividades o hábitos que te ayuden a evitar el tabaco.

¿Fumas porque te gusta masticar algo? Puedes resolverlo bebiendo agua o con pastillas. ¿Enciendes un cigarro cuando te sientes ansioso? Intenta hacer ejercicio o realizar técnicas de relajación para lidiar con el estrés.

4. Distráete.

Al empezar a dejar de fumar, es posible que pases mucho tiempo pensando en ello. Crear distracciones positivas puede ayudar a prevenirlo. Trata de hacer algo cada día que nunca antes hayas hecho. Puede ser algo pequeño, como tomar leche caliente, o algo grande, como tomar clases de trapecio. El tiempo que pases investigando o realizando actividades nuevas te ayudará a dejar de pensar en fumar.

5. Hazlo un día a la vez.

“Nunca más” puede parecer abrumador durante tus primeros días sin un cigarro. Mejor enfócate en metas a corto plazo, haciéndolo un día a la vez. Decirse cada día que podrías fumar mañana si quisieras, ayuda a hacer esta tarea algo menos formidable. Los logros diarios pueden ser muy motivadores para el éxito futuro.

6. Date recompensas.

Darse recompensas por el éxito, aunque sean pequeñas, puede reforzar tu compromiso para dejar de fumar. Fíjate metas para estas recompensas. Después de la primera semana, cómprate un frasco de crema corporal. Luego de un mes, cómprate un suéter.

Beneficios de dejar de fumar

  • Después de 20 minutos de dejar de fumar, tu ritmo cardiaco y presión arterial disminuye.
  • Después de 12 horas de dejar de fumar, el nivel de monóxido de carbono en la sangre disminuye al nivel normal.
  • De 2 semanas a 3 meses: Tu circulación y funcionamiento de los pulmones mejoran, por lo que es más fácil ejercitar y respirar.
  • De 1 a 9 meses: Recuperas el sentido del gusto y olfato; toses menos.
  • 1 año: Tu riesgo de enfermedades del corazón reduce en un 50%.
  • 5 años: Tu riesgo de cáncer en boca, garganta, esófago y vejiga reduce en un 50%. El riesgo de cáncer cervical y accidentes cerebrovasculares es el mismo que para los no fumadores.
  • 10 años: 50% menos probabilidad de morir a causa del cáncer de pulmón. Tu riesgo de cáncer de laringe, riñón y páncreas disminuye.
  • 15 años: Tu riesgo de enfermedades cardiacas es igual al de un no fumador

Foto principal ©Shutterstock

Comentarios

Últimas publicaciones